Resulta un goce in menso haber mleído el articulod e Vargas llosa en el País El Hombre sin cualidades”
El lector no sssssólo disfruta con la maestría en la narraciónque el maestro universal nos deleita al darn os a conoc ere un personaje patético de la recieente historia de Europa y del mun do occidental, sin o también con el delicado e in imitable estilo ameno de un relato bien estructuirado, a pesar de la c ompleja, pero instructiva e interesante infor4maqción sobre Eichmann, exponente de tantos e incon tables especimenes de su especie.
Un tipejo del que es de agradecer a Hannnah Arendt el haberle sacado de las oscuras tinieblas en su ensayo Orígenes del totalitarismo, y a Margarethe von Trotta por haberle llevado al cine sobre el juicio que ese despreciable nazi fue sometido en 1961, quiero recordar.
Sin necesidad de extendernops en los aspectos biográficos de los que V.Llosa matza en interesantes pinceladdas, conviene saber que Hannah era judía y se vió obligada a exilarse en los EEUU con el fin de evitar el holocausto, lo que no es óbice soslayar que ella misma tuvo relaciones amorosas con el ya anciano filósofo del ser Martin Heidegger, el cual nunca llegó a repudiar su simpatía por el Partido Nacional nSocialista Alemán…
Dicho ésto, V .Llosa,nos recuerda que volvió a leer Eichmann en Jerusalém y descub rikr que Hannah Arentd disecciona la personalidad del sujeto en cuestión, al que se le sometíó a juicio contra la humanidadf por los crímen es de judios cometidos por los nazis, teniendo la truculenta desfachatez de declarar si arrobo que él nunca había matado a un judío con sus propias monos ! mientras que su su sin iestra responsabilidad le permitía que trenes ab arrotados de judios fueran conducidos a los campos de exterminio.
Un mamarracho, sin inteligencia, infradotado intelectualmente, siniestramente mediocre, cuya simpleza le procuró una desmedida preocupación por salvaguardar el mecanismo de protección personal al amparo de sus jefes nazis a los que obedecía a ciegas, obviando pensar en los crímines de lesa humanidad que llevaban a efecto.
¡ Cuántos despreciables cómplices de asesinos, sin personalidad, como borregos, sin calidad moral habrán miradoi para otro lado mientras todas las víctimasd, y digo bien, todas, eran inocentes eran nejecutadfas a manos de sicarios, mientras que los cobardes, toidos los cobardes representaban su role de ni siquiera justificarlos, sino qwue aplaudían con la cobardías de su silencio , no hace mucho en nuestra lacerante España reciente!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Juanrico's Weblog

Daily events

Nick Momrik

Trying to get a hole-in-one

Lens Cap

Casual glimpes into mundane suburbia

Matt on Not-WordPress

Stuff and things.

Mataparda

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

cracking up

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

%d bloggers like this: