Prosopopeya de un pueblo: del Hospital Nacional de la Maternidad en Dublín a la Churrería de Juanfra en Guareña.

By: juanrico

May 30 2015

Category: Uncategorized

Leave a comment


Aún trasteaba por mi cabeza entre las discusiones científicas de los médicos y eruditos en el vestíbulo del Hospital Nacional de la Maternidad de Dublín, donde el protagonismo lo lideraba el Dr. Lynch, siendo L.Bloom objeto de escarnio entre los polemistas…
” Sólo la resonancia del episodio en el hospital llenaba mi inquietud intelectual, al que estaba acostumbrado en una churrería local, la que regentaba el bueno de Frank y su esposa Mayte, y al mismo tiempo confortaba la lujuria del intelecto inquieto, y ansioso de proporcionar serenidad al vacío de soñolencia que la ausencia de sabiduría bien pudiera mortificar a cualquier espíritu telúrico…”
La presencia de Vito, el de Cristina, me alivió la zozobra de la estolidez que esta atmósfera me solía proporcionar.
– ¡ Qué felicidad me procura verte por estos páramos ! -intentaba complacer mi alegría con la sincera empatía que su presencia me producía.
– ¡ Ya veo que meterse con los clérigos es el tema recurrente por aquí¡ Y no está bien que salga de los labios de un monaguillo, y ni de un costalero.
No pretendía abortar el tema tan socorrido e iconoclasta contra alguien o institución, y hoy más que nunca, toda vez que Juanfran me había saludado eufórico con el puño cerrado, y la efusión propia de la alegría que una victoria de los partidos de la izquierda sociológica suele acarrear.
– “¡ Ya estamos otra vez, metiéndonos con los curas!”
– ¿ No ha oído usted la vieja canción, cuyo estribillo hace alusión a la lujuria del clero (“Si el señor cura duerme en la cama/ dónde coños duerme su ama?”) A lo que, el simpático vecino de Cristina terminó por añadir…
– Si se casaran, su mujer impediría que nos pusieran los cuernos!
– ¡ Ja ja ja! – y una socarrona carcajada de aprobación acompañó al improperio anticlerical.
-“Menudas hostias me dio el cura Merino para hacerme entrar en la mollera la doctrina.! ¡ No soportarían que el ama les pusiera los cuernos!
La ley de enumeración determinante que la naturaleza dicta a todos los comportamientos de los hombres y de los seres vivos, plantas y animales, rige también en estos casos sobre la infidelidad (recurrí en mi pensamiento al argumento del ínclito Lynch en el vestíbulo del Hospital Nacional de la Maternidad de Dublín ).
Debido a deberes personales, abandono la tertulia en la Churrería, dejando a Vito con las mieles de sabor a “limoncelo” en sus labios, aquella mañana de primavera cuando los cúmulos de tormenta amenazaban la quietud celeste por el horizonte solano.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Juanrico's Weblog

Daily events

Nick Momrik

Trying to get a hole-in-one

Lens Cap

Casual glimpes into mundane suburbia

Matt on Not-WordPress

Stuff and things.

Mataparda

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

cracking up

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

%d bloggers like this: