Prosopopeya de un pueblo: héroes sin historia: chismes y teología en el mercado.

By: juanrico

Dec 07 2014

Category: Uncategorized

Leave a comment

Y el cielo cerúleo se matizaba aquella mañana soleada con cúmulos grises coronados de luminosos promontorios de algodón, que anunciaban una tormenta sobre el tranquilo vecindario de almas inquietas… Frente a la tienda de Mary, que presumía de los frescos productos de la huerta de calidad manifiesta, se arremolinaban aquella mañana de otoño un florero de variopintas edades, que vestían atuendos recurrentes de abigarrados colores que en absoluto desentonaban con la hora de la tempranera mañana. De entre el ramo de marchitas hortensias, de las decadentes peronías, una orquídea de rotundos pétalos, apagados ya por el otoño de su existencia, proclamaba ante mi asombro que había salido en el feisbuk, y le habían dicho que estaba más rejuvenecida y menos lironda.
-” Cuídese, señora, que ello le puede traer consecuencias” -le espeté intentando una provocación por mi parte, previniéndola de que le pudiera salir novio.
-¡ Uy, ya tengo uno ! -respondía con desenfadado descaro la señora, ante el asombro de las vecinas.
– Pues, le puede salir otro, si no cuida de su presencia en las redes sociales -le insinué abusando de su confianza.
-¡Pues también me atrevo con dos y con tres, si a mano viene! -respondió en desafiante hipérbole, para añadir sin venir al hilo, que hasta a los curas le sale novia en hoy día.

-“¿ o usted no lo ve en la tele, lo que hay formao ?” -a lo cual respondí con un encogimiento de hombros, intentando manifestar mi ignorancia con el gesto. Ante mi sorpresa, y sin pensarlo dos veces, y abundando en la insinuación de la señora redondita y dicharachera, terminó por participar en la tertulia otra mujer que parecía haber salido de la peluquería por su buen cuidada y nítida cabellera.

-” Soy partidaria de que los curas se casen, pues son hombres como los demás…” – enarboló la frase muy segura de su afirmación, tratando de justificar los abusos de los prelados que salen en la televisión todos estos días.
-Si me permiten ustedes la intromisión, estoy particularmente en contra del sentir mayoritario, pues de ese hilo saldría el ovillo del divorcio por su parte. Es preferible que se alivien en los lenocinios en una ciudad grande…
-“¿ el qué ?” – arrugó labio y nariz en reconocimiento incomprensible del “palabro”. –

-“El furraqueo, señora, el furraqueo”- le contesté intentando explicarle el significado, y santiguándose, como si quisiera arrepentirse de su blasfemia añadió.

-“No hace falta salir de aquí para el furraqueo o como se diga”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Juanrico's Weblog

Daily events

Nick Momrik

Trying to get a hole-in-one

Lens Cap

Casual glimpes into mundane suburbia

Matt on Not-WordPress

Stuff and things.

Mataparda

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

cracking up

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

%d bloggers like this: