La jauría urbana: el montero

By: juanrico

Jul 13 2014

Category: Uncategorized

Leave a comment

Y la Ópera de Carmen de Georges Bizet me predispuso a abandonar los renglones torcidos de Dios aquella temprana mañana cuando todavía el Picoreal no había empezado a sonar su penetrante flauta entre las acacias en flor de aroma penetrante y dulzona; y cuando apenas el sol brillaba sobre las plataneras de la Plaza de San Francisco, un anciano de rizada y blanca cabellera con vacilante paso, se cruzaría en mi camino…
El optimista de claros pensamientos suele saludar al conocido con benevolencia, y considerado afecto. Sin embargo, el emperador Marco Aurelio en sus meditaciones nos pone en guardia de los encuentros de todos los días y a todas horas: de los indiscretos que se alojan en tu intimidad bajo los auspicios de la morbidad; de los envidiosos, si eres agraciado; de los insolentes, si te deben algo; de los miserables si pretenden ocultar sus miserias; de los presuntuosos si presumen de lo que no se merecen; del insensato que no sabe medir sus palabras; del vanidoso que se pavonea de lo que pudo conseguir y se siente acomplejado…Una fauna humana de la que hay que protegerse por las mañanas.
A un ” A dónde va el amigo” cordial tan mañanero como la brisa fresca del amanecer, me soliviantó la respuesta del cazador: no iba en la pesquisa del cura trabucare para confesarse de los crímenes cinegéticos, sino para rezar por mis pecados, me espetó sin el menor arrobo.
Desde aquel momento recurro a Michelle Foucault que me libere de mis pecados en su comentario sobre El Elogio de la locura de Erasmo de Rotterdam, donde niega que el mal y el final de los tiempos no existen, sino que son defectos de la propia existencia.
Nunca he sentido simpatía por los homicidas, y menos por aquellos que acaban con las relaciones vitales de las bestias salvajes -nacimiento, amor y reproducción- por el placer de matar o la vanidad de formar parte del club exclusivo de monterías y safaris, que, amparándose en el pretexto del equilibrio ecológico, masacran elefantes en Tanzanía o Zambia.
Y en estos malos menesteres me entretenía cuando se apagó la luz del ascensor que me subía a casa.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Juanrico's Weblog

Daily events

Nick Momrik

Trying to get a hole-in-one

Lens Cap

Casual glimpes into mundane suburbia

Matt on Not-WordPress

Stuff and things.

Mataparda

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

cracking up

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

%d bloggers like this: