La jungla urbana: encuentros.

By: juanrico

Mar 10 2014

Tags:

Category: Uncategorized

Leave a comment


No siempre que pateas la gran ciudad te sorprenden ocasionales encuentros, de los que unos pueden ser mejor bienvenidos que otros…
Agobiado por el rampante pedigüeño de escaso atuendo de mendigo en estado de necesidad, con acento de diferentes hablas, que con descarado temple te interrumpe con un rutinario ‘ buenos días’ te demanda o exige una ayuda, ante los que algunos viandantes no dudan en registrarse el monedero y entregarles una moneda con la finalidad de verse aliviados y liberados de tan zafia mezquindad o de la mala conciencia… resulta tranquilizante que los ‘baskers’ vayan en aumento y contribuyan a armonizar la ciudad con sus melódicas composiciones, a los que suelo amparar como otros ciudadanos a sobrellevar su miserable vida, reconociendo con mi generosidad su cometido artístico en crear un ambiente agradable que desdeña la zafiedad del vulgar mendigo que suele ubicarse en lugares estratégicos – a las puertas de las iglesias a la hora de mayor afluencia de devotos o a la entrada de tiendas de comestibles o restaurantes o cafeterías, o en las esquinas de arterias de cumplido bullicio y de especial reclamo: esquina calle Goya con general Pardiñas, Serrano en la confluencia con Ortega y Gasset…
Sin embargo, me complace en esta marasmo social un encontronazo con la hermana ciega del rey, acompañada del guardaespalda y una acompañante, apearse de un lujoso mercedes y entrar en una librería de Serrano o al director de teatro Boadella estirando las piernas por la milla de oro disfrutando del exquisito trajín de damas y señores luciendo los primeros atuendos de moda de la incipiente primavera, en un ir y venir propio del ocioso y potentado hacendado, que discurre sin prisas y sin destino, que ni siquiera se inmutan ante la presencia de jóvenes italianas o inglesas o nórdicas de largas y doradas cabelleras o las exuberantes y hermosas compatriotas de envidiable belleza y estilo que han comenzado a desabotonarse el tercero de la camisa; o, rozarte con Mario Conde que, aunque de complexión arrugada luce un verano de montaña inusual entre el común de los vecinos, con paso firme y decidido sobrepasarnos en Núñez de Balboa.
Aunque, no obstante, nuestro encuentro con José Antonio Monago, su acompañante secretaria y el guardaespalda a la altura del MAN en la calle Serrano, nos produjo una sorpresa tan agradable como inesperada que no me quedó más remedio que dirigirme a él y a sus acompañantes con un entrañable – hola Presidente- gesto que motivó un intercambio de saludos y felicitaciones por su más que notable intervención la noche del sábado en el debate de la sexta, sazonado con un sincero halago tanto a su competencia como a su honesta cercanía al ciudadano.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Juanrico's Weblog

Daily events

Nick Momrik

Trying to get a hole-in-one

Lens Cap

Casual glimpes into mundane suburbia

Matt on Not-WordPress

Stuff and things.

Mataparda

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

cracking up

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

%d bloggers like this: