Bienvenida a la Nueva Marina

By: juanrico

Jan 04 2014

Tags:

Category: Uncategorized

Leave a comment

Vuelve el glamour de la tradición a la Plaza de San Francisco: la cafetería La Marina ha vuelto a abrir sus puertas.
Un viejo bar con un brillo renovado. Allí desaparecen los rincones que fueron las cátedras de ínclitos intelectuales que hilaban sus “pedanterías” entre copa y caña, entre café y “chirimbolo”. Los efluvios de la ambrosía no nublaban el discurrir de sus peroratas; y la amenidad de la palabra, sazonada por la calidad del bagaje cultural, atraía tanto a boquiabiertos discípulos como a embelesados camareros que, como Alfonso, con el que no circunstancial muchas tardes me cruzo en mi paseo, pegaba su oreja al discurso del maestro.
De allí salieron nuevos amigos, nuevas parejas y amores prohibidos e infames habladurías al calor de la tertulia. Desde aquellos rincones se desmaquillaba a la dictadura, se denostaba al apaño de la profilaxis democrática del post franquismo; sin embargo, allí se sublimaba a la Pimpinela escarlata del proscrito Carrillo y su peluca.
Fue la Marina el chiringuito de los picapleitos, de los ganaderos y traficantes de cualquier calaña, de los viejos muestrarios arrastrando sus maletines de muestras llenos.
Volverán las oscuras golondrinas de antaño a colgar sus nidos bajo la luminosidad LED, sobre el coqueto mostrador de madera noble a acodar los nuevos contratos de compraventa, y los banqueros a urdir nuevas estrategias entre sus colegas con la finalidad de atraer dinero parado…
La combinación de un mobiliario de moda retro no desafina con el nuevo lustre de cuadros, espejos y estanterías, ni con la amable profesionalidad de camareros y señoritas, de atractivo look, que puede embelesar a cualquier cliente con su afable sonrisa y estudiado decoro, dizque en disposición de complacer las más exigentes órdenes del habitual.
Una taza de café Delta servida en una incólume taza de porcelana blanca y una tostada de diferentes gustos puede complacer al más exquisito de los gourmets. Si desayuna sin una agradable compañía, los mozos y las camareras de la Marina no tasan su tiempo libre para complacerle con su amable presencia y discreta conversación; pero, si además le interesa conocer las noticias locales y provinciales, le ofrecen al cliente el diario local, mientras en el frontispicio de la entrada una televisión de plasma trasmite cualquier programa deportivo o de noticias con un volumen razonablemente aceptable.
La Plaza de San Francisco se ha superado en calidad a ella misma con la apertura de un establecimiento emblemático que, además, ha conseguido engarzar la modernidad con la elegancia de la tradición.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Juanrico's Weblog

Daily events

Nick Momrik

Trying to get a hole-in-one

Lens Cap

Casual glimpes into mundane suburbia

Matt on Not-WordPress

Stuff and things.

Mataparda

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

cracking up

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

%d bloggers like this: