Caperucita, la Roja.

By: juanrico

Nov 04 2013

Category: Uncategorized

Leave a comment


Te alzaste más temprano de lo que sueles hacer todos las mañanas durante el verano, aprovechando la brisa húmeda del crepúsculo. Apresuradamente te vestiste y encaramaste la pamela de paja de trigo roja sobre tu cabeza, y al cuello ataste un fulard de seda, y estampado en color rojo vivo que emparejaba bien con tu indumentaria de modelo Vogue, y colocaste en la cesta de mimbre acaramelado, y forrada por dentro de un paño de flores multicolor, un par de zapatos gastados. Una falda amplia y plisada de color azul marino y una blusa blanca de mangas cortas formaban una composición extraña que te proporcionaban el parecido a una novicia, y al mismo tiempo el look de una adolescente de las brigadas rojas de los cuarenta y tantos. No sé el motivo, pero te apresuraste a penetrar en la dehesa boyal, sorteando las enramadas de encinas y carrascos, saltando sobre los espinosos cardos borriqueros ya secos, aunque punzantes todavía, a pesar de haber sido descabezados por los atajos de cerdos y las pezuñas de las piaras de ovinos, mientras entonabas La Internacional.

– ¿ No creo que vayas a visitar a tu abuelita tan de mañana? – oíste una voz ilocalizable en tu entorno; dirigiste tu mirada en las cuatro dimensiones, pero otra vez la misma voz te soliviantó.
– ¡ Observo que llevas dos zapatos en esa cesta de aneas, útil para la recogida de setas! – parecía como si una diminuta nube blanca hablara.
– Se los llevo al Remendón para ser reparados, que de tanto correr buscando una Solución Habitacional para mí, se han deteriorado- pensaste, dando respuesta a tu interlocutor invisible.

– No puedo creer que te falte badana, con toda la pasta que acopias participando de tertuliana en los programas de debate en las televisiones digitales.

– No te falta razón, pero confío en mi Remendón particular, inigualable en el oficio de poner remiendos -quise decir- y no remedios, como están haciendo otros, fabricando zapatos nuevos. El mejor de todos, si descartamos al rey felón: Fernando VII.

-¡ Que te pico, leches, que te pico! – se oyó un zumbido de abeja negra y amarilla que revoloteaba alrededor de su cabeza para a continuaciónalejarse entre las copas de los chaparros de la dehesa.
– tic 1 tic 1 tic 2
– ! Ay la abeja Alaya !
– !oh, no: quise decir la abeja Amaya. Si la de Rumasa!

Tic 1 tic 1 tic 2 ¡ socorro!

– Manden urgente un helicóptero, por favor ¡de prisa! ¡ que me ha picado una abeja !

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Juanrico's Weblog

Daily events

Nick Momrik

Trying to get a hole-in-one

Lens Cap

Casual glimpes into mundane suburbia

Matt on Not-WordPress

Stuff and things.

Mataparda

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

cracking up

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

%d bloggers like this: