Prosopopeya de un pueblo: de Dublín a Guareña ( Cont. II)

By: juanrico

Jul 17 2013

Category: Uncategorized

Leave a comment

Focal Length:14mm
ISO:400
Shutter:1/200 sec
Camera:Canon EOS 400D DIGITAL

Habían arreciado las altas temperaturas como nunca los mayores del lugar habían

conocido antes…

– Estas temperaturas tan altas trastornan las más eminentes cabezas; no le quiero decir

nada de aquellas  a las que les falta uno o dos clips – me dijo con sorna el vendedor de

prensa, que ya ponía en orden los fajos de periódicos que le acababan de dejar

procedentes de Madrid.

-Dudo entre el Mundo y el País le dije como aquel que entra en un prostíbulo y no acierta

por cual decidirse; por la morena o la rubia; por Cebrián o Pedrojota.

Parecía como si Céfiro o Eolo hubieran dado la orden al viento de detenerse y calmar con

ello el oleaje de la mar; y, aquí, entre tierra, resultaba ser  tan imperceptible la brisa que

ninguna hoja de las acacias a lo largo del camino que discurre hasta la laguna  se mecía,

como si no se atreviera a soliviantar al dios del mar; ni la monótona y recurrente canción

de la chicharra que suele acompañar al tórrido calor del estío, frotando sus aserradas

patas y élitros, que aliviaran la modorra, se hacía presente en aquellas horas de la

mañana; únicamente los motores de los aparejos de aire virtual, que cuelgan de las

fachadas y balcones de los domicilios humildes, removían un torrente de aire sofocante,

que lacia las hojas de los naranjos decorativos en la avenida produciendo un ruido sordo y

agobiante, similar al de un enjambre de tábanos arremolinados alrededor de un atajo de

ovejas, que sesteaba en un baldío próximo al higueral.

Como si de la boda de Jean Wyse Neaulan en el Dublín de J.Joyce se tratara, una

fervorosa parroquia de mujeres había sido convocada en la Iglesia de Santa María  so

pretexto de honrar a la Virgen del Carmen. No es necesario aclarar que, tratándose de los

esponsales del guarda maestre del bosque de la Irish National Foresters -( aquí, por

contra, en la Parroquia de Santa María asistieron al novenario de Afrodita señoras de toda

estirpe y credo, tanto fervorosas católicas como rutinarias devotas de la virgen del amor, a

las que movía mejor el singular refugio del calor que los anchos muros y las altas bóvedas

proporcionan solícitas a la feligresía que el mismo ritual mariano; aunque es de justicia

reconocer la concurrencia a tan piadoso acto: la generosa caja de leche El Rio, la

necesaria botella de aceite El Castúo, la imprescindible caja de legumbres El Hortelano,

las cajas oportunas de sobres de sopa preparada Knorr y de Cambel; sin menospreciar la

presencia del arcipreste que levantando los brazos al cielo y entornando los ojos

suplicaba clemencia o influencia a Dios Todopoderoso para que, como Moisés en el

éxodo de Egipto suplicaba la lluvia de maná ante la zarza que arde y nunca se consume,

librara al pueblo del hambre, mientras el agnóstico concurrente repetía en su interior su

particular plegaria:” Padre, que nadie sabe dónde estás…,danos el pan nuestro, que no

nos falte ningún día…Amén”)…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Juanrico's Weblog

Daily events

Nick Momrik

Trying to get a hole-in-one

Lens Cap

Casual glimpes into mundane suburbia

Matt on Not-WordPress

Stuff and things.

Mataparda

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

cracking up

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

%d bloggers like this: