Matices en blanco y negro de la Semana Santa

By: juanrico

Apr 13 2013

Category: Uncategorized

Leave a comment

Pocas lluvias de marzo, tan abundantes y persistentes, tan recalcitrantes e ingratas como las precipitaciones de este año, has conocido, amigo lugareño.
“Más que cuando enterramos a Bigote” -suelen decir los paisanos cuando las lluvias son tan copiosas, a veces tan escasas por estos páramos, más acostumbrados al viento solano y a la escasez de lluvias que al ábrego o gallego, que acaricia con su aliento húmedo los rostros ajados y secos de los campesinos, y a los nublados cargados de lluvia que recorren parsimoniosos el horizonte, empujados por los vientos, desde el poniente al levante, salpicando generosamente el salitre que se ha acumulado sobre los apelmazados terrones de arcilla a lo largo del período de larga sequía.
No le parecía al cura que la procesión del Vía Cruces, de la Pasión fuera a tener lugar: como viejo observador, había reparado que los cúmulos y los cirros tomaban posiciones sobre la Sierra de los Argallanes y en su recorrido sentaban sus pardos nubarrones en torno a los cerros de la Charca de Zalamea, como si quisieran cargarse de humedad absorbiendo las tranquilas aguas del pequeño pantano…
Pero el Vía Crucis – ¡ quién lo imaginaría !- iba a tener lugar, como si una escenificación viviente se tratase.
Nunca en tu vida habías visto tan ingente gentío llenar de cabezas calvas la irregular plaza de tu pueblo natal: corros de murmullos y hombres ociosos se arremolinaban unos junto a otros; unos lamentándose por la muerte de un joven, de un joven empresario, que se había afanado en triunfar en su vida profesional tan solo con el escaso bagaje de su pericia y habilidad indiscutible, recorriendo tiendas de ultramarinos de próximos o alejadas villas o villorrios; otros trataban de marginar al recurrente evento, aportando mentiras y afanes de la cotidianidad, a la que no deseaban obviar, en un batiburrillo ronco que más parecía el proscenio de una fiesta.
Mientras, esperabas recostándote sobre el contrafuerte de la torre, tratando de apresurar la costumbre social de la añeja retahíla de paisanos, que se enristrarían en columna ante el altar mayor de la iglesia, donde eran recibidos por los familiares de Juan León -RIP- y corresponder de tal suerte a la gentileza de las condolencias que, con una inclinación respetuosa, deseaban al mismo tiempo acompañarles en la más lacerante de sus tribulaciones- la pérdida de un miembro irrecuperable de la familia.
Sabes de Juan León que se trataba de una persona inquieta: que, a pesar de sus anhelos de lucha -” la vida, amigo Juan – me dijo en cierta ocasión en Badajoz muy de noche ya- es como una selva que hay que saber desbrozar, y abrirte camino entre la maleza, y estar atento al ataque de las alimañas…”- y, a pesar también de sus carencias académicas, supo con humildad reconocer y aprender del que sabía más que él, y bregar por garitos de mostradores y comestibles, de comercios y tiendas, intentando persuadir al tendero de precios y calidades. Siempre allí pegado, estaba Juan León, allí donde pudiera sacar unos duros para el sustento de su familia.
Juan León era un filósofo, cuya inquietud y lujuria por la sabiduría le impulsaban a ahondar en los semilleros de lo inquietante, de lo desconocido o de lo tenebroso; y, en muchas ocasiones, recurría a una insinuación intelectual, poniendo a buen recaudo su ignorancia.
Apreciabas a Juan León porque habías tomado conciencia de que te admiraba, y tú le admirabas por su éxito profesional como empresario, después de una larga trayectoria como obrero.
Al cura de la parroquia se le había acumulado la tarea, pero gracias a las nubes que amenazaban con lluvia abundante, pudo justificar que el Via Crucis no saliera de la capilla.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Juanrico's Weblog

Daily events

Nick Momrik

Trying to get a hole-in-one

Lens Cap

Casual glimpes into mundane suburbia

Matt on Not-WordPress

Stuff and things.

Mataparda

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

cracking up

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

%d bloggers like this: