Loa a la mujer sin contaminación del feminismo rampante

By: juanrico

Mar 20 2013

Category: Uncategorized

Leave a comment

No eres consciente, mi amadísima Harmonía, que fuiste engendrada por Ares, el dios más valorado en la Grecia clásica por su inclinación a la belicosidad y altanería, amante de la guerra y la destrucción; sin embargo tomó por esposa a la hermosa Afrodita de bellos pechos y esbelta figura, de complexión tostada como la cáscara del trigo. Toda su personalidad la eclipsaba su hermosura, que la inducía a la práctica frenética del amor; de tal suerte que supo vencer y conquistar la tenaz petulancia y violencia de Ares, aunque el amor nunca pudiera sobreponerse a su lujuria, de cuyas raíces surtiste como de una fuente insaciable de sed en el páramo de Atenas.
Tan compensada creciste que, sin haber asistido nunca al foro de los sofistas sobre las escalinatas del Partenón ni adoctrinada por Enopidas ni Demócrito, desarrollaste dos personalidades diferentes que te sirvieron de escudo protector a lo largo de tu existencia: la apasionada e impulsiva y convulsa personalidad de tu madre, siempre sometida a los dictados de su propia belleza y, también, a sus incontrolables impulsos y prejuicios religiosos, transformados en súplicas de compasión a Zeus, el dios siempre temido por los humanos y, rara vez loado; por otro lado, te dieron el ser la tenacidad, autoridad y soberbia de Ares, tu progenitor.
Nunca cuestionaste las trazas negativas heredadas de tus padres, a las que supiste desconsiderar siempre, toda vez que obstaculizaran el designio aceptado por tu sumisión a los dictados de los dioses.
Aunque existen documentos y relatos que te unen a Apolo, el dios del amor- no tenemos, sin embargo, vestigios para afirmar que fueras seducida por los reclamos de su insistente pretensión; si bien tus progenitores, Ares y Afrodita, veían con agrado el inceptuoso enlace. Pero, yo, que no soy uno de tus vástagos, he reparado siempre que el amor sublime y generoso ha surcado siempre por el mar impetuoso de vida en tu cuerpo.
Siempre he observado con atención callada y discreta tu trayectoria; me he ocultado a la sombra que tu existencia proyectaba indeleble por las ensenadas y cimas de tu periplo.
Has entregado tu alma a los tuyos, sin ser tuyos, sino criaturas encomendadas por Ares y Afrodita antes de partir al Olimpo, eterna residencia de los dioses, cuyo legado asumiste con recatada responsabilidad y singular intelecto.
Sin tus principios morales, que nunca cuestionaste, aquellos que no te inculcaron los sabios del templo de Palas Atenea sino aquellos incombustibles deberes que aceptaste por tu sumisión a Afrodita, tu sublime madre, y los mandamientos de Zeus, el dios de los dioses, no hubiera sido posible que aceptaras tan pesada responsabilidad sin ninguna recompensa, salvo la satisfacción moral de haber cumplido con el deber, audaz y persistentemente.
No lejos de ti, mas muy próximo a tus desvelos , siempre he sabido valorar y apoyar tu entereza de ánimo, en los momentos más álgidos y difíciles, tan irresolutos para el común de los mortales -sólo el flujo divino que recorre por tu alma puede habilitar tan sobre humana destreza- que se diluye con la valentía con que encaras al enemigo, aunque sea él vaporoso, tenebroso y hermético. Tu temple aparece de forma espontánea como la espada que se apoya en el virtuoso transcurso de tu conducta, de la calma y el sosiego, el cual se deja acompañar en uno de sus flancos por la intuición, la cual te permite discernir la concordia de la incomprensión y de la discordia.
Los dioses del Olimpo y la misma Electra, a la que algunos consideran tu madre, sostienen el cetro de la autoridad delegada en tu sabia mano, cuyos mandatos y orientaciones recibes y tú misma con sigilo ejecutas, sin bullicio, sin pasión y franco equilibrio.
Y ahora, cuando ha llegado el momento más perentorio de tu única existencia, vuelves a dirigir la nave con tesón y sin desfallecimiento, a la que nunca abandonaste a la deriva, resuelta de conducirla a buen puerto manteniendo firme el timón de tu responsabilidad última.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Juanrico's Weblog

Daily events

Nick Momrik

Trying to get a hole-in-one

Lens Cap

Casual glimpes into mundane suburbia

Matt on Not-WordPress

Stuff and things.

Mataparda

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

cracking up

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

%d bloggers like this: