Jovialidad y patetismo en Guareña

By: juanrico

Oct 22 2012

Category: Uncategorized

Leave a comment

Aperture:f/2.8
Focal Length:3.85mm
ISO:1000
Shutter:1/15 sec
Camera:iPhone 4


Siempre que en una población pequeña o mediana cualquier acontecimiento que, por novedoso -patético o festivo- sucede, suele incomodar a sus vecinos; los suelen sacar de la modorra diaria, y el rostro relajado, que habitualmente reluce por la crema hidratante que cada mañana macera su piel, y de la misma forma que los surcos en la tierra se alivian con las primeras lluvias del otoño, así el bálsamo de la esteticista hace el milagro de curar las reliquias del tiempo que horadan su juvenil añoranza. Y los pálidos rayos del sol mañanero, que irradian en sus rostros, los matiza de un dorado atractivo, ya olvidado en el arca del tiempo que, para su nostalgia herida, nunca les agasajará con su presencia, y su mirada apagada no ayuda a mitigar los zarpazos de los años en su pretenciosa complexión.
La jovial alegría en el rostro de la cajera de ojos negros y relucientes, ávidos de coquetería y chispeantes de insinuante lujuria, ante la presencia del viejo al que atiende con profesional desparpajo, contrasta con aquella mirada avejentada, casi telúrica y trágica de la señora que todas las mañanas repasa la esquela de los fallecidos y el horario de las misas de recordatorio en el tablón de anuncios del batiente de la puerta principal del mercado de abastos, sin ser consciente que en el café de al lado, el párroco coquetea por teléfono móvil con una joven al otro lado de la linea, sin abandonar la taza de café caliente que humea solícito delante de sus ojos.
– Si, guapa; es como te dije el otro día. Hablaré con el arcediano.
Una lágrima de dolor y de congoja rodó por un lado de su rostro hasta perderse al borde de la mandíbula inferior, al tiempo que rebuscaba en la faltriquera de su salla negra festonada de tonos grises el moquero de papel que acababa de adquirir en la tienda de ultramarino más próxima.
-” ¡ Cómo puede ser: un joven de cuarenta y seis! ”
– intentó aliviarse en voz alta, como un lamento de impotencia o un grito de rebeldía contra Dios.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Juanrico's Weblog

Daily events

Nick Momrik

Trying to get a hole-in-one

Lens Cap

Casual glimpes into mundane suburbia

Matt on Not-WordPress

Stuff and things.

Mataparda

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

cracking up

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

%d bloggers like this: