Poema metafísico a la canción de Jacque Brel- “la chanson des vieux aimants”.

By: juanrico

Oct 13 2012

Category: Uncategorized

Leave a comment


Y sólo me quedará tu recuerdo
mientras dure mi existencia, mientras puedas leer mis versos;/
mientras puedan tus ojos leer mis sueños en tus sueños./
Sólo quedará tu palabra liviana como un nube,/
como una nube que arrastra el viento,/
pero ya no habrá remedio:/
el torrente de la llama, que ya no fluye,/
se desvanece en su afán de alzarse sobre los leños./
Pero ya no habrá lamentos:/
sólo tu palabra en mi recuerdo;/
notas de música en papel de seda, viejo,/
que, tú, ya no escucharás/
porque se acongojan en la distancia;/
sin embargo, me asiste la esperanza de oír tu voz,/
que no se resiste a morir con el recuerdo:/
tonalidad entregada de un, todavía, deseo tierno./
No llorarán tus labios el gozoso brío de un beso;/
ni se marchitará la lágrima de amor,/
que no la seca la brisa marina sobre la arena de un desierto/
– en una playa al atardecer;/
que ha surcado tu piel y se ha hecho suspiro, sin poner remedio./
Buscarás en la profundidad más etérea de tu memoria,/
avivar la realidad de otro tiempo, flamígero espacio liviano,/
testigo real de un sueño,/
olvidado frenesí de telarañas, que la tenue luz blanca/
envuelve, desempolva de afanes, por mucho tiempo cubierto./
Las encontrarás, por fin, en un tul de luz envueltas:/
las promesas incumplidas, las palabras desdeñadas/
de un verso, que en realidad suceden, aunque ayer sucedieron./
Te convoco a ti, mi alma, espíritu olvidado, entre las ruinas del tiempo:/
restos de sollozos, resquicios de entrega en otras coordenadas,/
junto al murmullo del agua en la ribera, recurrente recuerdo;/
donde tus labios de calor y llama, una vez, de placer enmudecieron;/
entre las ramas de la cómplice adelfa, el amargo sabor de sus hojas,/
azotadas por el viento;/
sobre la desnuda roca, abrazaron mis brazos tiernos, tus claros pechos:/
ni el rumor monótono del torrente interrumpió la cálida música/
de mi verso ni tu verso;/
sólo el graznido de la alondra, que cruzó, relámpago veloz, el azul cielo,/
interrumpió nuestra poesía, detuvo, entonces, el tiempo:/
hoy de sepia su color olvidado, su resurgir pretendo./
No sabrá dios devolvernos aquel paisaje, aquel tiempo:/
sólo la voluntad de dar vida a la vida de un recuerdo/
podría avivar aquel destello,/
contra nuestra voluntad marchitado, como hojas de invierno,/
se balancea muy dentro, sin esperanza de inmortalidad,/
se precipita y cae contra la eternidad infinita, contra el frío suelo./
Sólo el deseo perturba ya tu alma,/
dolorida y apesadumbrada, y nos señala la voluntad miserable/
de un amanecer nuevo;/
verde brote junto a la fuente fresca del mismo riachuelo,/
por donde surca la alondra en primavera el amplio azul/
del cerúleo cielo; /
la aroma cálida de olor a tulipán negro,/
en la ignota distancia del tiempo,/
agita los poros de tu piel, aproxima tu verso a mi verso./

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Juanrico's Weblog

Daily events

Nick Momrik

Trying to get a hole-in-one

Lens Cap

Casual glimpes into mundane suburbia

Matt on Not-WordPress

Stuff and things.

Mataparda

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

cracking up

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

%d bloggers like this: