¡ Cuánta repugnancia me produce ser “nacionalista”!

By: juanrico

Oct 01 2012

Category: Uncategorized

Leave a comment

Aperture:f/5.6
Focal Length:20mm
ISO:400
Shutter:1/100 sec
Camera:Canon EOS 400D DIGITAL


Un artículo para la la reflexión el que el escritor Ignacio Vidal-Folch nos ha ofrecido en el País del domingo 30 bajo el título – El (leve) peso de ser español.
Concurren en su narración referencias a intelectuales de primer nivel que, cada uno en su vida denuncia los particularismos nacionales con los que les ha tocado desarrollar su trayectoria; y, con este fin, nos trae al escenario a Cioran, pensador de la siempre convulsa península balcánica, que renuncia a nacionalizarse francés, y prefiere ser apátrida.
Thomas Bernhard, que abomina a sus compatriotas austriacos por sus inconfesables pecados morales y su genética tendencia al nazismo.
A Nietzsche, el cual alerta a sus compatriotas alemanas en sus soflamas que, en la guerra del 1878 sería peor para Alemania, una victoria que una derrota. Tal rechazo le producía “lo alemán” que dejaría de escuchar a Wagner y optar por la Carmen de Bizet.
¡ Qué comentar de Jacque Brel que se ríe de la mentalidad de sus paisanos flamencos, a los que les prohibe que “ladren a sus hijos en Flamenco !
Y de Stendhal que abominó de una Francia grave, moral y triste, haciéndose enterrar como Arrigo Beyle, Milanese.
“Ejemplos tan altos ellos – prosigue el articulista- que nos enseñan a toda inteligencia – grande o pequeña- a no adular a la masa ni a ponerse al servicio de un gobernante”.
Sin embargo -nos comenta Vidal-Folch- que para intelectuales de menor nivel- a autocrítica no nos gana nadie, pues éste es el deporte nacional : la autoflagelación. El poeta Gil de Biedma define a España como un país intratable de cabreros. Una constante en la historia de España es la persecución del marrano (judío converso), del distinto, del que habla como un perro.
También- dice el articulista- que a algunos intelectuales hiperestéticos, el país le queda pequeño; les parece fino denunciar cuán basto es el pupulacho y qué mal habla inglés el alcalde. Y es que tiene razón Ignacio Vidal- Folch – ¿ o no?- que el nivel cultural de España es muy bajo, la gente es muy bruta, los políticos un desastre, las ciudades ruidosas y el paisaje quemado.
! Pare el tren el maquinista, que yo me bajo ! ¡ Quién no !
Buscaría un lugar más amable. Una España equilibrada entre lo que afirmó J.A. Primo de Rivera – “Ser español es una de las pocas cosas serias que se puede ser en el mundo”- y la afirmación de Cánovas del Castillo ( según Galdós dijo que dijo) – “español es el que no puede ser otra cosa”. Una España donde no haya intelectuales cejijuntos o senadores de aldea como Jordi Vilajoana que vocifere delante de la chusma -”que bote, que bote: español el que no bote”- y no haya alguien entre la gente que le pare los piés a este cretino y le diga – “un poco respeto”- echando leña para destruir al estado.
Y termina nuestro articulista por buscar una Arcadia, un país ideal que no existe, pero nos puede quedar el consuelo de pensar en la isla perfecta que describió Tomás Moro – Utopía.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Juanrico's Weblog

Daily events

Nick Momrik

Trying to get a hole-in-one

Lens Cap

Casual glimpes into mundane suburbia

Matt on Not-WordPress

Stuff and things.

Mataparda

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

cracking up

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

%d bloggers like this: