El nieto de Silvestra

By: juanrico

Feb 13 2012

Category: Uncategorized

4 Comments


Casiano, enjuto y fibroso, abierto y dicharachero; de aspecto rudo, pero de un atractivo especial, que para ellos quisieran los más vanidosos galanes; apuesto, aunque de humilde aparejo – un gorro de lana beige, recogido hacia arriba, mostraba una piel rosada que desprendía un saludable aspecto; sus ojos brillantes como  esmeraldas, pues el iris de verde alga abrazaba con su brillo de cristal a una pupila de matiz moruno, de destellos y mirar persistente; le protegía el torso de las bajas temperaturas una cazadora de imitación a cuero negro, y sus azulados pantalones de “denim” tejano cubría unas piernas delgadas y escuetas, supongo- nada, por ello, evidenciaba sus años.

  • Vivo de las faenas del campo: trabajo para quien me paga. Cuarenta y dos euros la peonada. Y ahora que se han terminado, con una moto-sierra de gasolina podo los olivos.
  • ¿ Usted no es de aquí ?

Le contesté con sinceridad para ganarme su confianza; que vivía en la capital, que me encontraba en Guareña por cuestiones de familia.

Observaba con atención, casi cruzando la raya roja de los malos modales, cómo Casiano mojaba los churros en una taza de chocolate caliente, y con un perceptible ruido los masticaba con tanta avidez que parecían sus dientes el engranaje de dos piedras de molino romano.

  • Soy de la Oliva, y mi padre llevaba una huerta – Cola Caballo – de Don  Manuel Guerrero.

Nunca, Casiano, calzó zapatos. Corría entre peñascos y la maleza sin que se le formaran heridas en los pies – duros como la piedra pome,  tan encallecidos que bien podrían ser confundidos con la pezuña de un equino.

  • Ahi lo tiene – intervino Juanfra- bebía la leche de las burras, directamente de las ubres.
  • Es una leche muy dulce, añadió Casiano.
  • ¡Y en ocasiones, de los burros!  -apuntaló Juanfra la gracieta.

Nunca pasó hambre. Nunca ha sufrido dolencias a sus cincuenta y siete años. Todos sus órganos le funcionan como las piezas de un motor nuevo, a pesar de una cierta licencia que se toma hoy, tomando orujo y coñac en ayunas, y tres cafés al día.

A las aceitunas arrugadas debajo de los olivos que, ni los zorzales ni los tordos las apreciaban, las vertía Casiano en un recipiente de agua caliente para que soltaran el alperchín -que según él mismo entendía- era venenoso. Las rayaba con una navaja de empuñadura de palo y aguda faca, las salpicaba de sal, para terminar bautizándolas con vinagre. Nunca pasó hambre, Casiano.

Me conmovió tanto su relato que mi generosidad no paró en mientes y le convidé.

Cual no sería mi sorpresa que, ante la atónita concurrencia, Casiano, se arrancó con una copla a modo de fandango, y supongo, en agradecimiento a mi deferencia.

“ Tabernero, ponme una copa,

que si no tengo dinero,

mañana te traigo el bolsillo lleno”

Con tanto ingenio y desenfado interpretó Casiano la copla que la concurrencia mostró su sorpresa con un sonoro aplauso.

Y, reparando en el éxito de su interpretación continuó…

“Si me voy por aquí,

si me doy la vuelta,

si quieres amor, moza,

deja la puerta abierta”

Le acompañe hasta la salida de la churrería. Se subió a una motocicleta de campo. Y se despidió amablemente.

  • !Va a pasar frío¡
  • Soy analfabeto. No sé leer y, por eso, no me dan el carné de conducir para guiar una furgoneta! – me respondió a voces, al tiempo que se alejaba, como un bandido de los de antes, de Sierra Morena, con la moto sierra cruzada a las espaldas, como si fuera un trabuco de Diego Corriente.

4 comments on “El nieto de Silvestra”

  1. Eres ya un especialista en describir y presentar personajes típicos. Parece como si esos entrañables personajes los conocieses de siempre o que has conocido a otros de idénticas características.
    Un abrazo. Emilio.

  2. A estos personajillos nos los encuentras en La Marina… ‘Personajes de Desayunos’ podria ser tu bestselling novel.

    • Son como rosas del rosal de la vida sencilla, trágica y llena de ternura. Decía Borges que de lo concreto y singular se llega a conclusiones universales. Bs.

      Enviado desde mi iPhone


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Juanrico's Weblog

Daily events

Nick Momrik

Trying to get a hole-in-one

Lens Cap

Casual glimpes into mundane suburbia

Matt on Not-WordPress

Stuff and things.

Mataparda

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

cracking up

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

%d bloggers like this: