La Sabia de Santamalia

By: juanrico

Oct 23 2011

Category: Uncategorized

Leave a comment

Aperture:f/2.8
Focal Length:3.85mm
ISO:80
Shutter:1/1311 sec
Camera:iPhone 4

La “sabia” de Santa Amalia

Alfonso, “el Moreno”, pedaleaba con fuerza para mover su voluminoso tonel de carne. Cuando tenía veinte años cómo corría por esas arenas de la estación. Ahora me cuesta llegar hasta la charca, la dejo recostada aun tronco y me pongo a dar vueltas y vueltas hasta cansarme. Vuelvo a subirme y para casa otra vez. Ya me gustaría a mí. Y eso que tengo el pulmón derecho sin fuelle, después de dos o tres pneumonías. Es una pieza de carbón. El ejercicio y los pedales prolongarán la vida del derecho.

  • ¡Ala, ala!  exclamó dirigiéndose a una chica joven de la localidad que hacía footing por el sendero de cemento que conduce al merendero de la charca, en un trote de gacela en celo, trasluciendo sus encantos a través de un top azul, en acompasados movimientos al par.
  • ¿ Acaso la conoce usted ?
  • ¡ qué va ! Sólo de verla por aquí.

Frunzo el ceño, sorprendido por la confianza que se había permitido “el Moreno” dirigiéndose a la chica que pasaba enfrente.

  • ¡ Vaya, vaya! oí replicar a la chica, agradecida por la deferencia, supongo, con ella por parte de Alfonso.

Usted está también blanco. Cuando tenía catorce años empezaron a salirme manchas blancas por los “tubillos”, señalándolos con ambas manos; luego, por los codos; la punta de los “deos”; y así hasta los mismos “guevos”. Ya sé que no es una enfermedad grave, pero la gente te mira… y no puedes ir de “putas”… No quieren coles. Tienen miedo. Lo único moreno que me queda son estas manchas oscuras debajo de los ojos.

La “sabia” de Santa Amalia me dio con la enfermedad. No es una bruja. Hace muchos favores: no cobra, sólo la voluntad. Ahora “ a lo último” pedía diez euros. Somos unos “abusadores”. Había cogido una borrachera que no podía mantenerme de pie. Me llamó mi mujer. Mi hermano se había puesto muy grave. No podía mover ni las piernas ni los brazos. Me entró una descomposición y un mareo. Has tenido suerte. Me puso la mano detrás de aquí. La nuca. Su hija tomando nota de las medicinas Si tardo un poco me había muerto. Tienes los pulmones negros. Vete a Mérida. El pulmón izquierdo no me funciona. Es un trozo de cal negra y cemento, de todo el alquitrán que he fumado.. Las bronquios los tiene  muy mal.

Había fumado mucho y ha sido un gran bebedor. Se hartaba un día si y el otro también.

La sabia, la pobre, murió la semana pasada. Se cayó del coche para atrás. Se dio aquí detrás  ( tocándose la nuca ) y ha estado en una silla de ruedas

Fue un derrame “celebral”. La pobre. Ponerme la mano detrás y averiguar lo que tenía. Una sabia.

Se entretiene así, usted. Sólo a los amigos. No he salido muy bien.

  • ¡ Vámonos a la “jurra” ! que este viene apretando.

Me dispuse a aliviar. Una sorpresa. El slip me lo coloqué al revés. La porta -señuela inutilizada. No es el momento de hacer un striptease en medio del páramo.Las tórtolas están “ a lo suyo”. Cuando llegue a casa. Aguanto.

Las mujeres a pares en las esquinas. Le dieron con la tecla nueva. Una inyección. Un nuevo método, más moderno. Sostiene el palo de la fregona, lo mete y lo saca en el cubo del agua; lo vuelve a meter y sacar. No lo escurre, y levanta su mirada hacia el azul. Suavemente acaricia el palo con las dos manos y vuelve a suspirar. Lo mete dentro del balde nuevamente. No comprendo por qué llevan esos mini pantalones. Sus muslos cónicos, desproporcionados, invertidos no  guardan simetría con sus piernas, más delgadas, que sugieren la imposibilidad de soportar las columnas truncadas. Un body rallado de colores en un cuerpo lirondo y obsceno que atenta a los más elementales parámetros de la estética,

  • ¡ one, two ! se cruzan dos jóvenes de pelo rubio “al tinte”, aunque agraciadas por su juventud.
  • ¡ Hola! añadió la acompañante, tratando de disculpar la intromisión de su amiga.

Los designios  de Dios son irrefutables. El imperio de las hetairas se extiende como un brazo de mar por los barrios humildes en época de miseria y hambre.

San Lorenzo aviva las ascuas del martirio. La fase de la luna impedirá observar la fuga de estrellas.

Adiós. Con Dios. Me adelanta Alfonso zurrando a la bicicleta.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Juanrico's Weblog

Daily events

Nick Momrik

Trying to get a hole-in-one

Lens Cap

Casual glimpes into mundane suburbia

Matt on Not-WordPress

Stuff and things.

Mataparda

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

cracking up

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

%d bloggers like this: