Elegía a la infancia

By: juanrico

Nov 18 2010

Category: Uncategorized

1 Comment

En tu memoria

“Oh there is blessing in the gentle breeze,

a visitant that while it fans my cheek

doth seem half-conscious of the joy it brings

from the green fields, and from the azure sky.

whatever its mission, the soft breeze can come

to none more grateful than to me;escaped

from the vast city, where I long had pined

a discontented sojourner: now free,

free as a bird to settle where I will.”

(From the childhood and school-time. The Prelude by W. Wordsworth)

¿ qué morada te acogerá ? ¿ En qué valle estará tu puerto ?

¿ quién se hará cargo de tu hogar?

¿ qué fuente de clara agua calmará con su murmullo tu sed ?

El barro encima. Con un corazón gozoso, no temerá tu libertad.

Recojo estos versos de Wordsworth en tu honor.

Tu vida se prolongó ignota, al otro lado de la pubertad durante una prolongada existencia,

seguramente breve.

Me  consternó tu inesperada ausencia.

No has desaparecido.

Conserva mi memoria la melodía suave

de tu voz en un aula del colegio;

tu cabello claro, la admiración de todos por su singular brillo,

reflejaban los tenues destellos de un sol pálido de otoño, en una clase del lúgubre invierno;

tus respuestas de infantil inocencia,

siempre,

despertaban la inquietud de nuestra ignorancia;

tus resolutas intervenciones:

siempre,

requeridas y humildes, eran tus aciertos.

No había tregua a la envidia en aquellos años,

de inocencia e incienso,

sino vastos horizontes de admiración,

callada.

Nuestra amistad sincera no abrigaba  oportunidad a la sagaz  mezquina,

madrastra de la siniestra competencia.

Algún trazo de estimulante narcisismo,

si inquietara a los confesionarios,

tal vez,

suplía tu falta de habilidad en los campos de juego.

Más propenso a la reflexión,

si a reflexionar se puede

en tan breve infancia.

Fue  inesperada tu huída de aquel escenario,

nos conmocionó a todos:

en el alma imposible,  tan infantil claridad  arrancada

por tenebrosos intereses.

Ya, desde entonces, tu claridad  tornávase  niebla

aquel curso escolar.

Arrebatada de tu vida, tan prometedora y llena de frescor,

la libertad,

y  dormirla en la caverna,  la que Platón narraba;

donde la luz  que penetraba,

no deslumbró,

las sombras de la realidad misma.

Cueva de la ignorancia y los prejuicios fijos, duros como el pedernal primario.

Supiste recapitular, no se si a tiempo,

tu periplo.

Desde entonces,  fuente  clara y pura

que se pierde en el amplio océano de la sabiduría,

añoramos tus tempranos años

de la infancia,

irrecuperable ya.

Seguro que descansas en paz, Santiago.

Los que buscan la verdad en la vida,

al contrario de los que buscan en la vida el comfort, al final encuentran

el confort y la verdad.

Hasta siempre, amigo.

One comment on “Elegía a la infancia”

  1. Oje Juan – cuanta color en tu blog!!! Q bonito lo de Wordsworth eh.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Juanrico's Weblog

Daily events

Nick Momrik

Trying to get a hole-in-one

Lens Cap

Casual glimpes into mundane suburbia

Matt on Not-WordPress

Stuff and things.

Mataparda

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

cracking up

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

%d bloggers like this: