The Tragical History of Dr. Faustus ( o la patética historia de zapatero)

By: juanrico

Oct 21 2010

Category: Uncategorized

1 Comment

Focal Length:35mm
ISO:400
Shutter:1/2 sec
Camera:Canon EOS 400D DIGITAL

Aproximadamente en la última década del XVI, cuando el Renacimiento con las ideas del individualismo, la Reforma Protestante y la Contrareforma agitaban las tradicionales creencias medievales sobre Dios, la Muerte, el Pecado y el Infierno, tuvo un éxito relativo entre los intelectuales alemanes la versión de Spiess, que, Christopher Marlowe, contemporáneo de W. Shakespeare, puso en escena en Londres bajo el título reseñado en el encabezamiento.

Pues bien, Dr. Faustus, personaje inquieto se decidió ponerse en contacto con el Diablo y venderle su alma a cambio de una juventud que perdurara veinticinco años. Tanto es así que, el dios de la maldad le envió a su embajador Mefistófeles para que firmara el contrato y, al mismo tiempo, sirviera de fiscal que observara el cumplimiento puntual de las cláusulas.

Dr. Faustus, a lo largo del período de juventud pactado con Lucifer, se debatía entre los excesos mundanos y el arrepentimiento, recorriendo un itinerario lleno de obstáculos; los pecados de avaricia, lujuria, envidia, ira, gula, pereza… la muerte, el dolor y el miedo, la enfermedad y el odio, el Juicio Final, y el Infierno. Ya se encargaba Mefistófeles de que el Dr. Faustus  no recurriera al arrepentimiento, que supusiera su salvación y el destino fatídico del Infierno, del que le da buena cuenta de haber visitado.

! Cómo se refleja Zapatero en el espejo del Dr. Faustus hoy ¡ Ha vendido su alma, la de su palabra comprometida con La Alianza de Civilizaciones, entre cuyos  espurios objetivos se constata la humillación de los valores cristianos en favor del Islám, prohibiendo los crucifijos en los colegios, y propiciando la construcción de minaretes islámicos.  Vende su alma  con la destitución del ministro Moratinos, aquel valedor de los Castros, de Chaves, del sátrapa de Marruecos, el amigo de Obiang, que no pudo o supo contener sus lágrimas al conocer la traición de su amigo, por odio o por amor; al haberse quitado la cufiya de Arafat, con la que salió retratado en todos los periódicos del mundo;  al haberse arrepentido de no haberse levantado al paso de la bandera norteamericana;  al lamerse las heridas propias de su arrogancia en mayo, a la llamada de Obama, Merkel y Sarkosy.  Al haberse visto obligado a renunciar a la virtud de la Igualdad, mandando a un retiro oneroso para los españoles – Consejera de Estado – a Biviana, la campeona del aborto exprés y poniendo en entredicho su tan caraqueado “feminismo antropológico”. ¡ Cuánta dignidad en tan corto tiempo ha despreciado  ! Al haber reventado su propia huelga obrera, la mayor proclama de los derechos sociales, contratando de ministro a un huelguista. Mefistófeles con la bandera y el palo de la UGT en el desfile. Encendiendo una vela al dios del dinero y otra al diablo del poder.

Su optimismo antropológico le ha traicionado. Cuando no hace una semana en Ponferrada, su pueblo, proclamaba que sólo el ministro Corbacho dejaría el gabinete, ha roto con su propagandísima paridad en el Consejo de Ministro, relativizando el discurso feminista, entrevetado de tufo misógino. Mefistófeles rubrica la cláusula II de lo estipulado y continúa como ministro de asuntos internos, de vigilante permanente y valedor de los acuerdos sucios con los asesinos etarras.

A su natural y proclive diligencia, aquella de no cumplir con su agenda, por cansancio, la ha relegado su pereza. Ya Mefistófeles, convertido en mayordomo y ayudante de cámara, se desperezará aquí y allá, evitando que los colores aparezcan en el rostro del Dr. Faustus, evitando su Gloria, el Paraíso de  los Justos.

Sorprende que la virtud de su vanidad se haya transformado en el vicio de su humildad, aceptando la imposición de los intereses de su partido. Mefistófeles toma las riendas de los  perros del doctor Fausto, el odio y la venganza. Ya no proclamará más la ley de Memoria Histórica, mediante la cual se propuso humillar a los vencedores de la contienda civil para vengar la memoria de un ancestro.

Al vicio de la paciencia,  ya no la suplantará la virtud de su ira contra el enemigo, siempre culpable de los males que  aquejan a los españoles – la derecha -. Mefistófeles, astuto, como un infernal sabueso, le señalará con el dedo el enemigo a combatir; la sangría de votos que pierde por la derecha y por la izquierda.

¿ Dónde quedarán los excesos de lujuria del Dr. Faustus ?  A la exuberante ministra de la vivienda ya hace tiempo que la envió a un getto en su Extremadura natal; pero las “ministras vogue”, aquellas que posaron en Palacio con atuendos de opulencia en otros tiempos, las ha obligado a replegarse en el vicio de la templanza. Sin embargo, Mefistófeles echará en falta los coloridos de los modelitos de los que hacía ostentación la virtuosa ninfa del Olimpo,  Elena de Troya,  con la que Dr. Fausto contraería nupcias , conformándose con cepillarse la caspa de su patético traje de corte clásico y su corbata azul. El vicio de la templanza no tiene cabida en los hábitos del mago Dr. Faustus: era asexual. Practicaba la abstinencia cenobita. Canto y baile clásico.

La virtud de la soberbia se verá desplazada por el vicio de la humildad, a la que Mefistófeles le impondrá sordina. Y la astróloga Leire Pajín ya no nos deleitará más con sus prometedores conjunciones astrales a cada una de las dos orillas del mar; la virtud de su soberbia nos aliviará a los españoles del cáncer de pulmón, prohibiendo fumar hasta en los retretes, administrándonos el placebo de la humildad para que seamos buenos y saludables.

D. Fausto, cumplido el contrato de supervivencia muere, abandonado por su perro, de cuyo aposento cuentan que se oían gritos, blasfemias y abominables chillidos de  desesperación, donde no cabía el arrepentimiento, pues Mefistófeles lo había impedido siempre.

One comment on “The Tragical History of Dr. Faustus ( o la patética historia de zapatero)”

  1. Muy bien escrito, el paralelismo esta bien, pero me recuerda demasiado a los articulos de Pedro J los domingos… prefiero tu propio estilo.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Juanrico's Weblog

Daily events

Nick Momrik

Trying to get a hole-in-one

Lens Cap

Casual glimpes into mundane suburbia

Matt on Not-WordPress

Stuff and things.

Mataparda

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

cracking up

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

%d bloggers like this: