No es el Rey Fernando VII

By: juanrico

Jul 25 2010

Category: Uncategorized

Leave a comment

Aperture:f/2.8
Focal Length:5.8mm
Shutter:1/8 sec

“La ominosa década”

De esta guisa apodan los historiadores a los diez años del reinado del más nefasto rey que nunca haya reinado en las Españas. Ni que decir se tiene que durante su nefando gobierno, reclamó la ayuda de los soldados de Napoleón III, los mal hadados diez mil hijos de San Luís, que le entronizaran y acabara con el trienio liberal, único exponente decente del siglo XIX español, que, gobernara con la más progresista Carta Magna de Europa.

Pues bien, durante la década de gobierno absolutista auspiciado por éste remedo de patriota, Fernando VII, se independizaron las colonias de América, que, no deseaban ser sometidas a este engendro de rey, a las órdenes del rey francés: Sin despreciar el número de liberales masacrados por orden de SM.

Este individuo, tenía un proyecto político. No sabemos si se jactaba de ello. Podríamos colegir que, para mantenerse durante dos lustros en el trono debió haber puesto en práctica la transformación cultural de España, de una España defensora de los principios revolucionarios del Enciclopedismo – Libertad, Igualdad y Fraternidad-, que, permitiría a los españoles ser libres, pensar,asociarse y expresarse sin coacciones político-religiosas; ser iguales ante la justicia, ante el poder y ante el rey; y solidarios entre los españoles de todas las Españas… la transformación de España en un proyecto castrado en lo cultural – entronizaba a la jerarquía eclesiástica como motor del cambio; la transformación en un proyecto mutilado en lo social -el pueblo llano se vería desposeído de los bienes amparados por el principio de igualdad revolucionario para ser sometido a la arbitrariedad de los entonces poderes fác ticos -la burguesía y la iglesia-; la transformación en un proyecto repugnante de insolidaridad entre las regiones y las clases sociales.

Dios sea loado si me malinterpretais. La década ominosa de hoy, no puede ser comparada con la de Fernando VII…la podíamos motejar como la década Prodigiosa de Rodríguez Zapatero:

Nadie en su sano juicio, puede afirmar que Zeta renuncia a los principios revolucionarios inspirados en la Constitución del 1812, aunque podíamos referirnos a la Constitución de 1978. El tiene un proyecto de diseñar para España un nuevo horizonte cultural, contrario del humanismo cristiano – ley de Educación dónde no se contempla el esfuerzo y el mérito de los alumnos, sino el grado de afinidad con los principios totalitarios del régimen – asignatura Educación para la Ciudadanía. El laicismo programado establece como prioritaria la libertad religiosa, ponderando el Islam sobre el Cristianismo.El tiene un diseño social para los españoles -todos serán iguales allí en la región donde nazcan, vivan y trabajen, aunque no tengan derecho a elegir con lengua vehicular el Español; pero desiguales según donde hayan nacido, vivan o trabajen – españoles de primera, de segunda y tercera división, atendiendo al PIB de la región donde hayan tenido en suerte nacer. El tiene un proyecto de solidaridad entre los españoles: nadie que se quede sin trabajo se verá desasistido. Cuatro millones de desempleados que recibirán un subsidio -”el Soccorro Rojo”- aunque para ello tenga que hipotecar España. La subida de impuestos a los que más tengan nos hace ser solidarios  a la plena trágala. Y mientras tanto, contrariamente a Fernando VII, que las Provincias de América se independizaban por no someterse a los principios absolutistas, las Provincias del Norte dan paso a la independencia auspiciadas por la ingeniosa ocurrencia política de su paricular España Plural, que, a nadie satisfaría excepto al emperador Nerón que tocaba la lira, según el historiador Dión Casio, mientras Roma ardía, el 19 de Julio de 64 ad. incendio promovido por sus ocurrencias de fundar una Nueva Roma. A tal fin,acogió en su palacio a todos los afectados por el fuego prometiéndoles una vivienda digna, y trigo barato; acogotó al pueblo de Roma con impuestos tan gravosos que Cayo Julio Vindex, gobernador de la Galia se sublevó y para sofocar la rebelión reclamó la ayuda de Galba, gobernador de la provincia Tarraconense. Para curarse en salud, del incendio de Roma culpó a los cristianos los cuales fueron sacrificados, martirizados en una de las más sangrientas persecuciones en nombre de la libertad de Roma.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Juanrico's Weblog

Daily events

Nick Momrik

Trying to get a hole-in-one

Lens Cap

Casual glimpes into mundane suburbia

Matt on Not-WordPress

Stuff and things.

Mataparda

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

cracking up

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

%d bloggers like this: