extremadura: un hito de dignidad

By: juanrico

Nov 30 2007

Category: Challenge

1 Comment

Extremadura: un hito de dignidad

 

En una placa de mármol adosada  a una de las paredes de un nítido patio encalado de blanco y solería de mármol, se advierte el nombre del Marqués de Monsalud y Torreseca como benefactores del palacio de su propiedad, hoy hospital de Nuestra Señora de la Merced, que fue donado por la familia Monsalud y Torreseca a favor de los pobres de Almendralejo, con el fin de ser destinado a hospital en beneficio de los más indigentes del pueblo en el primer cuarto del siglo XX.

                    Una visita  de poco más de dos horas a un familiar que se encuentra hospitalizado allí  me ha bastado para comprobar in situ la encomiable tarea que allí se desarrolla: no se trata de un hospital cualquiera, esta institución acoge a enfermos en fase terminal; cada uno con sus indeseables dolencias, incapaces de valerse por ellos mismos ni ser ayudados por familiares, la mayoría eptogenarios u octogenarios – miseria humana sin paliativos ni eufemismos; Elia, Francisca Angela, da igual nombrarlas, cada una postrada en sus lechos agotando el último hálito de su particular crepúsculo. Médicos, enfermeras y ayudantes pasan de habitación en habitación con la sonrisa de dignidad humana en sus labios, a pesar de ser conscientes de la inutilidad de su esfuerzo: estos profesionales han abrazado el sentido de la vida en una frase cariñosa al enfermo, un cuidado sin reserva que alivia la soledad de los desheredados de amor, apartados de la luz de la esperanza, que, sin embargo sienten la felicidad última, que los libera del dolor del desapego o del desprecio; una sonrisa, una broma o una simple pregunta de trámite les aporta en su sonrisa infinita calidad humana.

                    ¡ Qué desprecio sentí en aquellos instantes por los doctores morín  que hacen del asesinato un gran negocio! Para qué más Stalin o Hitler si apenas escarbas un poco y aparecen como setas después del chaparrón en primavera: una ley de eutanasia deficientemente elaborada habría acabado con mucho dolor, mucha miseria humana, pero al adelantar el crepúsculo de su existencia con otra máquina trituradora infernal,se habría inhumado la dignidad de una sonrisa en los labios felices de grandes profesionales y abierto la espita a ingentes disparates economicistas en aras de una dignidad mal entendida.

                    Extremadura tal vez sea pobre, poco hacendosa, que se sostiene por los mecanismos de solidaridad interterritorial, pero me ha llenado de orgullo sano la profesionalidad amable de estos cuidadores. Para ellos, como se refirió León Tolstoi, la felicidad consiste en hacer no lo que  a uno le apetece, sino en querer siempre lo que uno hace, y ellos lo demuestran todos los días.

One comment on “extremadura: un hito de dignidad”

  1. Me ha gustado mucho. A ver si te la publican..


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Juanrico's Weblog

Daily events

Nick Momrik

Trying to get a hole-in-one

Lens Cap

Casual glimpes into mundane suburbia

Matt on Not-WordPress

Stuff and things.

Mataparda

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

cracking up

Just another WordPress.com weblog

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

%d bloggers like this: